Si eres de los que te toca trabajar desde casa, porque desarrollas tu actividad profesional, por teletrabajo o si estás trabajando a distancia por alguna circunstancia temporal, seguro que eres consciente que ser totalmente productivo es una labor titánica. Hay toneladas de distracciones, menos responsabilidad y menos comunicación que cuando trabajas en la oficina. Pero eso no significa que sea imposible. Hay muchas formas de mantenerse enfocado desde cualquier ubicación y quiero explicarte 10 trucos infalibles para ser más productivo trabajando desde casa.

Establece un horario

Sin duda, uno de los trucos indispensables. Cuando estamos en casa es fácil darnos flexibilidad, empezar en horarios diferentes, tomar más pausas, e incluso intentar hacer cosas de la casa mientras estás trabajando. Establece un horario, si trabajas por cuenta propia, o pacta un horario si trabajas por cuenta ajena y cúmplelo a raja tabla.

Si tienes la suerte de poder establecer tu horario, te recomiendo tener en cuenta 3 factores:

  • Tu horario debe disponer de tiempo para atender a tus clientes, tu jefe o tus colaboradores
  • El horario debe permitir las reuniones con tus clientes, colaboradores o jefes, o tiempo para organizar tu propio trabajo
  • Establece el horario teniendo en cuenta tus horas de mayor productividad. Si te es posible, inicia la jornada bien temprano para aprovechar esos momentos de mayor tranquilidad para realizar las tareas de más valor o que requieren de mayor concentración

 

Conciliación

Igual que te he dicho que debes respetar tu horario, también debes respetar tu descanso. No hagas cosas personales en horario laboral, ni a la inversa. Evidentemente, si tienes flexibilidad para hacerlo, puedes organizar tu jornada para dar cabida a cuestiones personales y laborales, pero aún así respeta los espacios de tiempo para cada cosa. Evita poner la lavadora mientras hablas con un cliente, ni atiendas una llamada laboral mientras estás jugando con tu hijo.

Te recomiendo que comuniques a quien sea de interés los momentos en los que estarás disponible para trabajar y en los que no. Así será más sencillo que respeten tus horarios, y requieran tus servicios cuando sepan que estás disponible para atenderlos.

 

Organízate

Te recomiendo que la noche anterior, antes de desconectar completamente y ponerte a ver tu serie favorita, escuchar música o leer, hagas un repaso de lo que puede acontecer al día siguiente y organices una serie de objetivos a alcanzar. A la mañana siguiente vuelve a revisar esta organización y adáptala si es necesario. No se trata de ceñirse a ese plan, pero si tener una mínima orientación de lo que queremos conseguir en esa jornada. Verás como organizarte te ayuda a reducir tu estrés.

Cuando te organices, haz caso de estos dos consejos:

  • Planifica tu día en torno a tus propios ciclos naturales: haz el trabajo más difícil cuando tienes más energía
  • Planifica tus recompensas y descansos

 

Toma descansos

Establece en tu horario periodos de descanso de forma regular. Ya sabes que si estás mucho tiempo delante de la pantalla es bueno cada cierto tiempo levantar la vista y obligar a tus ojos a mirar a algún objeto lejano. Tampoco estará de más que te levantes de la silla, estires tus piernas y hagas algunos estiramientos, verás que además de sentirte mejor físicamente, tu mente se aclara y vuelve a tomar energía. Respeta el tiempo suficiente para desayunar y para comer.

Vístete cada día para visitar a tu mejor cliente

Aunque no tengas pensado salir en todo el día de casa, no lo dudes, vístete como si tuvieses que visitar a tu mejor cliente o a reunirte con el director general. Vestirte para el trabajo ayudará a tu cerebro a sentirse en el contexto adecuado, te facilitará la concentración y el foco.

Cuando hablo de vestirnos, me refiero a toda la rutina (ducharse, lavarse los dientes, meditar, hacer ejercicio, etc.) es decir todo aquello que harías antes de ir a la oficina.

Si te cuesta hacerlo por la mañana, trata de preparar todo lo que puedas el día anterior.

 

Crea un espacio de trabajo

Tienes que crear un espacio propicio para el trabajo, para concentrarte y tener todo en orden. Se que a veces es irresistible trabajar desde la cama, el sofá o desde la cocina, pero evítalo.

Necesitas un espacio acondicionado, donde todo lo que necesites esté a mano y sepas donde está, con la luz adecuada y con la intimidad y tranquilidad para desarrollar tus tareas cómodamente.

 

Establece unos límites

Así como te he comentado que debes establecer un horario y un espacio de trabajo, también es importante que establezcas unos límites dentro de la casa. Avisa a tus compañeros de piso, a tu pareja o a tus hijos que cuando estés en la zona de trabajo no se te puede molestar ni interrumpir, así como puedes definir un mecanismo de “Emergencia” si por algún motivo extraordinario es necesario interrumpirte. De esta forma, todos estaréis alineados y será mucho más sencillo.

 

Mantenlo ordenado

Igual de importante es tener un espacio y tenerlo organizado, como dejarlo ordenado una vez acabes tu jornada. De esta forma volverás a encontrarlo perfecto la próxima vez que inicies tu periodo de trabajo, y mantener el espacio limpio y ordenado facilitará tu concentración y tu foco. Por tanto, intenta dejar tu espacio de trabajo igual o mejor que lo encontraste, limpio y ordenado.

Ambiente a tu medida

Una gran ventaja de trabajar en casa suele ser poder establecer un ambiente a medida, música, ambientador, iluminación, temperatura…Aprovecha esa ventaja para montar un ambiente a tu gusto, olvídate de las peleas con tus compañeros por el termostato o por la iluminación. Ponte la música que más te guste y focalizate en dar lo mejor de ti.

 

No pierdas el contacto

Ya sean compañeros de empresa, colaboradores, clientes, competidores… trata de mantener el contacto aunque trabajes desde casa. Si puedes establece un día a la semana, o cada quince días para hacer visitas presenciales o mantener reuniones cara a cara. Utiliza las múltiples opciones disponibles para mantener el contacto con ellos, ya sea a través de la mensajería, la videoconferencia o la formación grupal a distancia. Que trabajes en casa no implica estar aislado del mundo.

Si sigues estos 10 trucos infalibles, estoy convencido que mejorará mucho la productividad cuando trabajes en casa, es más, estoy seguro que descubrirás que tus días de trabajo casero son tus días más productivos.

Cuéntame en los comentarios cuales son tus hábitos cuando trabajas desde casa, cuales son tus principales “ladrones de productividad” y que trucos usas para que tus días de trabajo en casa siga siendo altamente productivos.

Pin It on Pinterest