Mis hijas tienen una agenda social más activa que la mía, es así, y seguro que no soy el único. Cuando no hay un festival, hay partido, o un cumpleaños. Evidentemente quiero compartir cuanto más tiempo posible con ellas y con mi mujer, cómo imagino te pasará a ti, que quieres aprovechar al máximo el fin de semana para hacer lo que más te gusta y estar con tus seres queridos, pero también es cierto que somos muchos los que trabajamos los fines de semana, ya sea por obligación o por elección personal, y resulta complicado combinarlo.

Me he propuesto explicarte cómo aprovechar mejor los fines de semana para conseguir el mejor balance entre vida familiar y laboral.

Divide y vencerás

Si no tenemos en cuenta el viernes por la tarde, podríamos dividir el fin de semana en 6 partes, 2 días (Sábado y Domingo) y 3 horarios (Mañana, Tarde y Noche).

Si tratamos el fin de semana de esta forma nos será mucho más sencillo encontrar espacio para todo, divertirnos, estar con la familia y amigos, trabajar, descansar.

 

Estableciendo los horarios

Comparte esta nueva visión del fin de semana con quien consideres (tu pareja, tu familia, tus compañeros de piso, tus amigos) para que todos tengáis presente en que momento estás disponible para ellos y cuando es tiempo para ti.

Se flexible

Está genial que hayas establecido los horarios y que los sigas de la forma más estricta posible, pero mi consejo es que ese establecimiento lo hagas con antelación, cuanta más mejor, para así adaptarte al ritmo familiar.

Si por ejemplo tienes establecido que los domingos por la mañana será un espacio de trabajo, y resulta que el próximo domingo “toca” hacer algo de forma obligatoria, pacta con quién consideres que otro espacio que tenías destinado a “ocio” lo cambiarás a “trabajo” para compensar.

 

Hábito familiar

Ya verás que en cuanto establezcas esa nueva rutina del fin de semana, los que te rodean se apuntarán, y ellos también establecerán sus “espacios”. Genial, ya estáis todos alineados en esa misma dinámica, eso si, tened presente que los espacios deben ser compatibles, porque si no es así, ¡nos os vais a ver en todo el fin de semana!

Tocará negociar y pactar cuales son los espacios predeterminados para el trabajo y para el ocio, así como tocará revisar ese pacto, según las circunstancias como antes te he comentado.

Estas pautas te ayudarán a conciliar mejor tus fines de semana, a establecer rutinas de trabajo y ocio, y a evitar las típicas discusiones por no dedicarle tiempo a los que te rodean, o por trabajar los fines de semana sin tener obligación. Ponte en marcha, háblalo con los interesados y establece tu primer fin de semana productivo.

Me gustaría saber cómo gestionas actualmente tu fin de semana, que reglas o normas has establecido para conciliar. Cuéntamelo en los comentarios.

Pin It on Pinterest