Estamos en verano, buen tiempo, días más largos, quizás jornada intensiva o muy probablemente estás de vacaciones o lo estarás pronto, así que no es momento de pensar en el trabajo, pero si el mejor momento para valorar tu forma de trabajar, y sobre todo el mejor momento para introducir cambios y mejoras en tus hábitos productivos.

Seguramente en este ambiente de relax, por ahora, no ves tan crítico el estado mental que has sufrido a diario en tu puesto de trabajo, o te queden muy lejos las responsabilidades, las interminables reuniones, las jornadas sin fin y las montañas de tareas a realizar, y por tanto, no te plantees ningún cambio para tu vuelta a la rutina laboral diaria, pero en este artículo me gustaría señalarte porqué necesitas forjar hábitos productivos y cómo conseguirlo.

¿Porqué necesitas forjar hábitos productivos?

En muchas ocasiones no serás consciente de esta necesidad, creerás que lo normal es sentirte como te sientes, pero necesitas forjar hábitos productivos si sufres alguna de estas situaciones:

 

Estás cansado sólo iniciar la jornada laboral

Si sólo entrar por la puerta de tu centro laboral, o tan pronto como te sientas frente a tu ordenador de casa, sientes una repentina carga, te pesan los brazos, te hierve la cabeza y sientes una voz interior que te dice “Sal de aquí”, es síntoma evidente de que el trabajo te pesa más del que debería ser tolerable.

 

Te sientes saturado

Haciendo un gesto heroico superas el síntoma anterior y consigues iniciar tu jornada, y lo que te encuentras es una montaña de trabajo que ni el mejor alpinista seria capaz de escalar y hacer cumbre.

 

Los pequeños errores son más frecuentes

Aquel informe con algunos errores, aquel pedido que has olvidado cursar, esa llamada de teléfono que no has hecho, una visita que has olvidado, etc. Pequeños errores que cada día se hacen más frecuentes y que te hacen sentir al tiempo que merman tu eficacia y dañan tu profesionalidad.

 

En busca de la concentración perdida

Navegamos por Internet como zombis, cada dos frases que leemos una la hemos de volver a leer, somos incapaces de marcar un teléfono a la primera, nos distrae el más mínimo detalle, etc. Todos son síntomas de falta de concentración, somos incapaces de mantener el foco, de crear un momento de trabajo de alta calidad que permita elevar el valor de nuestras tareas.

 

Un día de furia

Estás irascible, irritable, de mal humor, todo te parece mal, en el trabajo y en casa. Eres incapaz de disfrutar de tu tiempo libre, cualquier pequeño inconveniente se te hace una montaña.

“Y nos dieron las diez, las once…”

Si le sumamos el día de furia, la tensión y el estrés que la situación te provoca da como resultado el insomnio. No paras de dar vueltas en la cama, no dejas de pensar en el trabajo, y revisas cada uno de los pequeños errores que has cometido durante el día. Evidentemente sin descansar bien, es imposible rendir y el siguiente día de furia está garantizado.

 

La cabeza no te funciona como antes

Empiezas a olvidar cosas, pero lo que es peor empiezas a olvidarte de hacer cosas con las que disfrutabas, con las que desconectabas y te cargabas las pilas. ¿Cuando fue la última vez que disfrutaste de tu pasatiempo favorito? ¿El último paseo con tu pareja? ¿La última vez que te has columpiado junto a tus hijos en el parque en lugar de estar pendiente del móvil?

 

¿Dónde estás motivación?

Estás cansado de no dormir bien, estás enfadado, saturado, estresado, ingredientes que sólo hacen que restarte motivación y consumir las pocas energías que te quedan. Es natural que si no estás bien, no puedes trabajar duro, y cualquier tarea se convierte en una odisea.

 

No hay futuro

Si el día a día te come, si estás colapsado, no sabes ni en qué día vives, difícilmente pensarás en tus metas a medio y largo plazo, tu visión y misión se encuentran en un lugar remoto y perdido de tu ambición. Pensar en conseguir objetivos, nuevos éxitos, ascender, progresar te parecen metas inalcanzables. Si tus prioridades, si tus sueños se han quedado por el camino, ¿no crees que tienes la necesidad de un cambio de tus hábitos productivos?

 

A partir del lunes …

Es domingo de madrugada, no dejas de dar vueltas en la cama, y ​​te dices “Así no puedo seguir, a partir de mañana …” Pero ese día no llega nunca porque el día a día te consume, no te da tregua, y crees que no tienes tiempo para tener tiempo. Qué paradoja, ¿no?

 

¿Necesitas forjar hábitos productivos?

Si una vez leído todo lo anterior, te has visto reflejado en una o dos situaciones, y de forma puntual, no sufras, es normal todo el mundo tiene días estresantes o días con las energías bajo mínimos. Si ya son 3 o 4 síntomas que son frecuentes en tu día a día laboral, es momento de hacer una pausa, y replantearse algunas cosas de tu forma de trabajar, busca asesoramiento que te ayude a encontrar otras formas de trabajar.

Coincidir con más de cinco síntomas yo lo calificaría de urgencia de salud física y mental. Así no puedes seguir ni un día más. Tu única prioridad debe ser aprender nuevos hábitos productivos, lo antes posible. Por tu salud, por tu familia, por tus amigos, ¡hazlo por ti mismo!

Las 6 claves para forjar Hábitos positivos

Ya has visto que habitualmente tenemos la necesidad de crear un nuevo hábito cuando detectamos que “algo no está bien” y en productividad suele darse cuando nos damos cuenta de que somos incapaces de concentrarnos, nos cuesta priorizar, nos despistamos, no sabemos gestionar las interrupciones , se nos acumula el trabajo, perdemos el foco, hacemos antes cosas urgentes que importantes, etc.

Afortunadamente todos podemos corregirlo, todos podemos cambiar pero ya sabes que el primer paso es QUERER, y el segundo te lo explicaré en este artículo.

No será la primera vez que te has dicho a ti mismo “de esta semana no pasa”, o “a partir del lunes” … ¿Te suena? Según tu fuerza de voluntad habrás cambiado tus costumbres un día, un par de días, o incluso una semana, pero la única forma de forjar un hábito es con la persistencia, la perseverancia y la constancia.

Pero ¿cómo puedes desarrollar hábitos productivos? ¿Cuáles son las claves para forjar un hábito?

 

No busques el cambio por el cambio

Imagina que quieres ser una persona más saludable, y para conseguirlo crees que tienes que correr cada mañana una media maratón. No es suficiente el cambio por el cambio, es necesario que busques enterrar viejos y negativos hábitos para desarrollar nuevos y positivos hábitos que estén alineados con tu visión y tus objetivos vitales. Siguiendo con el ejemplo, tal vez el hábito a desarrollar sería hacer deporte por las mañanas, según tu condición física, tus necesidades y tus objetivos, pues no es lo mismo hacer ejercicio para sentirse mejor, que para perder unos ” kilitos “, o para prepararse para una carrera popular.

 

Forjar un hábito son 21 días

Muchos expertos en el tema han concluido que 21 días (Algunos dicen que necesitamos 30 días) son los que tarda nuestro cerebro en generar nuevas conexiones neuronales, y por tanto, todos ellos recomiendan que para desarrollar un nuevo hábito será necesario este tiempo. En libros como El monje que vendió su ferrari, Los 7 Hábitos de la gente altamente efectiva (Stephen R.Covey), libros que te recomiendo leas lo antes posible, o el conocido método Seinfeld, certifican que realizar una nueva rutina durante 21 días es la clave para desarrollar un nuevo hábito y consolidarlo.

 

Piensa en los beneficios

Si quieres que el nuevo hábito se quede para siempre es necesario que pienses en los beneficios que te reportará, no pienses en el sacrificio o en lo que quieres eliminar, si no en lo que quieres conseguir. Si quieres dejar de fumar, piensa en la mejora de tu salud, de tu imagen, de las relaciones sociales, piensa en el ahorro económico.

Un solo cambio a la vez

Un día de repente te levantas y piensas: “¡Quiero cambiar!”, ¡Genial! pero nadie puede cambiar de la noche a la mañana, así que si quieres conseguir cambios estables y construir nuevos hábitos positivos hay que focalizarse en un cambio y cuando éste esté consolidado ir a por el siguiente. Piensa que forjar un hábito no es ninguna carrera, si no un proceso que no tiene prisa pero tampoco pausa. Los malos hábitos se crean a lo largo del tiempo, poco a poco, y para combatirlos hay que hacerlo de la misma manera, con un objetivo muy claro e ir haciendo sin cesar.

Seguramente cuando hayas desarrollado la técnica de los 21 días, podrás hacer frente a un par de cambios de forma simultánea, pero date tiempo, construir un hábito positivo ya estas viendo que es un proceso que requiere mucho esfuerzo y dedicación, mientras que volver a viejos hábitos es cuestión de segundos.

 

Define claramente qué hábito quieres desarrollar

“Quiero perder peso”, “Ponerme en forma”, “ser más productivo” son definiciones demasiado amplias y poco concretas de lo que quieres conseguir. Hay que ser preciso, y marcarte hábitos que sean medibles, que te permitan decir: “Lo he conseguido!”.

Por ejemplo, podría decir “Mantenerme entre los 60-62 kilos de peso”, “Hacer 30 minutos de deportes, tres veces por semana”, pues esta definición me permite cuantificar si he conseguido o no mi reto, y de lo contrario, evaluar mi progreso.

 

Anúncialo al mundo

No hay nada más eficaz para consolidar un hábito, para encontrar la motivación, que anunciar al mundo qué intenciones tienes. Explícale a tu pareja, a tus amigos, a tus compañeros de trabajo, dilo en las redes sociales, utiliza un coach o escribe un blog con tus progresos. Saber que aparte de ti mismo hay más gente pendiente de si consigues tu reto, será una fuente de motivación extra.

 

Ponte en marcha

No dejes que tu día a día te coma, ni toleres no estar al 100%, te lo debes. Un Productivo Digital siempre da lo mejor de sí mismo, y cuando no es posible, somos capaces de tomar consciencia de esta situación para distribuir nuestras cargas para un mejor día. Aprende de ti cada día, conócete para darlo todo y continúa siempre adelante. Ahora sabes que necesitas forjar hábitos productivos y cómo conseguirlo, ponte en marcha, y a conquistar el mundo.

Cómo convertirte en un ninja de Google Search y encontrar grandes tesoros

Seguro que utilizas el buscador de Google con mucha frecuencia, más de una vez al día, desde el ordenador, la tablet y el smartphone, normalmente haciendo una búsqueda sencilla y obteniendo muchos resultados pero no siempre los más adecuados. Quiero explicarte cómo...

Como trabajan a distancia y en equipo los Productivos Digitales

Trabajar a distancia se ha convertido en algo cada vez más habitual, según un estudio global desarrollado por IWG Group indican que 3 de cada 4 empleados trabajan a distancia mínimo un día por semana, así que parece que la era del trabajo móvil ya es una autentica...

Si quieres ser un Productivo Digital feliz, ¡no hagas nada!

Pronto llegarán las tan ansiadas vacaciones, si no estás ya en ellas, después de un largo invierno y una lluviosa primavera el solecito nos anuncia la llegada del verano, y con él un merecido descanso. Quien más quien menos todos estamos de acuerdo que las vacaciones...

Cómo potenciar productivamente tus redes sociales

Si eres un emprendedor digital las redes sociales suelen ser un punto importante de tu estrategia de difusión, te permiten darte a conocer, obtener clientes, reputación y visibilidad. Para conseguirlo es necesario dedicarle tiempo y esfuerzo, y no siempre es fácil...

Las 5 mejores extensiones productivas para Google Chrome

El navegador es seguramente una de las herramientas que más usamos a lo largo del día, cada vez más aplicaciones son en formato web, y nos basta con esta herramienta para hacer gran parte de nuestro trabajo diario. Afortunadamente los navegadores actuales (Chrome,...

Cómo usar intensamente tu smartphone para transformarte en un productivo digital

Ay! ¿Que haríamos sin nuestro smartphone?¿Cómo te sientes cuando te queda poca bateria?¿O poca cobertura?¿O estás sin datos ni Wifi? Es innegable la enorme dependencia que tenemos de nuestro dispositivo, las horas perdidas y las constantes interrupciones que este...

Cómo limpiar tu bandeja de entrada y convertirte en un ninja del Inbox Zero

Se que estás decidido a hacerte con el control de tus bandejas de correo, y que has empezado a aplicar las 10 reglas de oro para dominar el correo electrónico pero el primer paso siempre es el más difícil y cuando entras en tu sistema de correo y contemplas la montaña...

Cómo aprovechar mejor los fines de semana

Mis hijas tienen una agenda social más activa que la mía, es así, y seguro que no soy el único. Cuando no hay un festival, hay partido, o un cumpleaños. Evidentemente quiero compartir cuanto más tiempo posible con ellas y con mi mujer, cómo imagino te pasará a ti, que...

Pin It on Pinterest